Educateya.com

Just another WordPress.com weblog

Breve reseña del sistema educativo dominicano

 

 RESEÑA HISTORICA DEL SISTEMA EDUCATIVO SUPERIOR:

 Los orígenes del sistema educativo superior dominicano se remontan a la época colonial cuando fue creada nuestra Universidad Autónoma de Santo Domingo. Fundada el 28 de octubre del 1538, mediante la Bula Papal in Apostolatus Culmine, Paulo III autorizo la creación de la real y Pontificia Universidad de Santo Tomas de Aquino siguiendo el modelo de la Universidad de Alcalá de Henares en España.

 A partir de aquel momento la historia de la universidad primada de América estará directamente ligada a los avatares de la vida colonial PRE Republicana y con mayor fuerza aun, a la etapa de construcción y desarrollo nacional independiente iniciado desde la fundación de la Republica Dominicana en el 1844.

Desde 1844 hasta 1930 la universidad Dominicana, centrada exclusivamente en la de Santo Domingo, mantuvo un periodo de inestabilidad, que implico cierres y reaperturas, cambios de Denominación y un impacto mínimo en la formación de los recursos humanos calificados de la nación.

 La década del 60 marco las tendencias de desarrollo que seguiría la educación superior dominicana en los siguientes 30 años ya que implico el surgimiento de la autonomía y

democratización universitarias, la asignación presupuestaria de fondos especializados mediante la ley 5778 del 31 de diciembre del 1961 y el surgimiento de la educación superior privada, con la creación de la Universidad Católica Madre y Maestra, mediante la ley 6150 del 1962..

 Al ritmo del crecimiento de la matricula estudiantil superior y ya mediante decretos emitidos por el poder ejecutivo se fueron creando mas de 20 instituciones de educación superior hasta alcanzar 29 universidades y 6 institutos de educación superior.

 En el presente, la educación superior dominicana se encuentra en la fase de búsqueda de una regulación marco que le permita reorientar la expansión de instituciones, estructurar mecanismos de gestión más efectivos, una base legal más transparente y una administración de procesos que le asegure la calidad y la acreditación de resultados mediante procesos de evaluación y auto estudio que reconduzcan el desarrollo de las instituciones educativas Superiores.

Toda la etapa de finales del siglo pasado podríamos caracterizarla como de crecimiento inestable y anárquico del sistema educativo superior y de carencia de un marco

Jurídico claro y preciso, que garantizara un desarrollo aparejado a la modernización. Claro esta, esto no significa que algunas instituciones educativas, de manera particular, no conocieran de importantes cambios, e incluso, sus áreas de intervención y algunos proyectos fueran novedosos.

 Este proceso recibió un intento importante de reordenamiento con la creación del consejo nacional de educación superior en la década de los 80, creado mediante decreto, con el propósito de regular el funcionamiento de las universidades privadas no reguladas por leyes especiales.

COBERTURA UNIVERSIDADES E INSTITUTOS, PLANES YMATRICULA

En la actualidad, la matricula estudiantil en estudios superiores sobrepasa a los 200 mil estudiantes, de los cuales 110 mil, es decir, mas del 50%, cursan sus estudios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo la cual mantiene también la cobertura a más del 70% de los planes de estudios que se ofertan en el país.

 La UASD sostiene, en muchos casos de forma exclusiva, la oferta de formación en importantes áreas del desarrollo social y económico del país. Solo en las áreas de las ciencias de la educación atiende a 27 mil estudiantes, muchos de los cuales son maestros en servicio pendientes de titilación o tras la búsqueda de niveles superiores de formación.

La enseñanza de menciones importantes de las artes, la filosofía, las letras, biología, química, física, agronomía, medicina, veterinaria, para mencionar algunas, son áreas ofertadas exclusivamente en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

 Es importante hacer observar que una parte importante de la matricula estudiantil universitaria esta siendo atendida directamente en el interior del país mediante las extensiones de sedes de las universidades, que en principio surgieron como

metropolitanas, principalmente capitalinas y que ya se han irradiado por toda la geografía nacional y que en el caso de la UASD la ha convertido en universidad nacional, al solo ella disponer de 9 centros universitarios regionales en los cuatro puntos cardinales de la republica y una oficina de trabajo en la ciudad de new york, para atender la demanda de servicios educativos y de información, a la diáspora dominicana en los estados unidos.

 No obstante, este crecimiento de la matricula en el sistema superior, el mismo se ha dado de forma anárquica, orientado especialmente desde la demanda y las visiones multicolores del arco iris del mercado de trabajo que ha conducido a una fuerte concentración de la matricula en unas cuantas carreras como parte de este crecimiento concentrado y distorsionado de la matricula mas de 130 mil (casi el 70%) de ellos, se encontraban concentrados en sólo siete carreras.

Veamos:

Contabilidad 12.8%

Educación 11.9%

Derecho 10.9%

Sistemas y cómputos 10.13%

Mercadeo 10%

Adm. de empresas 7.0%

Medicina 6.0%

Se observa, que estas carreras altamente demandadas por los estudiantes son en general carreras tradicionales, con mercados de trabajo saturados, en muchos de los casos, o como en el caso de mercadeo, sin una clara visión del papel que jugarán estos profesionales en la conformación de la fuerza de trabajo en el país.

 Por otra parte, carreras como veterinaria, medio ambiente, estadísticas, sociología y  muchas otras van desapareciendo por falta de una política de educación superior tendente a vincular los procesos de formación con las necesidades nacionales, de manera que se permite el acceso a las carreras sin que medie un proceso reflexivo acerca de las funciones de la educación superior en la sociedad como un todo.

 Un dato importante lo constituye el papel  que tiene la mujer en la población estudiantil superior, la cual en los últimos años ha ido ganando importancia hasta alcanzar un 66% del total de los estudiantes matriculados activos.

Desde luego, la rápida expansión en la educación superior afectó de manera sensible el rendimiento cualitativo. En América latina un alto porcentaje de los estudiantes que

Finalizan una carrera, terminan aceptando posiciones que podrían ser asumidas con una educación menos avanzada que la calificación que proporciona la universidad. Es en ese sentido, que se habla de formación causi profesional.

 Asimismo, no se han creado las condiciones para mantener determinados estándares de calidad en este proceso de masificación y de diversificación de la oferta educativa.

 De igual manera, existe un importante desfase entre la oferta curricular y el mercado de trabajo, y la formación que proporcionan nuestras instituciones de educación superior,

poco tiene que ver con los requerimientos de los países para su desarrollo, lo cual se convierte un desafió importante a la reorientación del currículo de nuestras universidades.

Por otra parte, la función de conformación de elites académicas, es prácticamente un capitulo inexistente en el país, y lo peor es que no parece conformarse al momento ningún movimiento dirigido hacia esos fines en todo el sistema de educación superior.

 La investigación ha sido una hija relegada del sistema. se ha dado muy poco apoyo a la función científica de la universidad y allí en donde existe, su relevancia en torno a los

problemas nacionales, así como su contribución al desarrollo científico tecnológico, es francamente cuestionable.

 Por ultimo, la extensión, en los casos en donde existe se enmarca básicamente a la prestación de algunos servicios y un poco de divulgación al través de publicaciones.

 Debemos destacar el hecho de que si bien es cierto este crecimiento concentrado de la matricula ha sido significativo en los últimos 40 años, sin embargo, esta población atendida sigue siendo solo un 2.75% de la población en edad de escolarización superior, lo cual nos deja muy por debajo del 18% del resto de América latina y ni hablar de los países desarrollados en los cuales es superior al 60 y 70% y mantienen una política de promoción del acceso a toda la población, en las distintas modalidades que abarca la educación superior.

 Del financiamiento de la educación superior en la Republica Dominicana:

Las fuentes de financiamiento de la educación superior dominicana son diversas. En el caso de la publica, a través de la UASD, el estado asigna fondos fiscales del presupuesto de la nación, que en la actualidad alcanza unos 946 millones de pesos al año, aunque existe una ley que le asigna el 5% del presupuesto nacional y la suma real recibida es inferior al 2%.

 De igual forma la UASD genera fondos por concepto de matricula y servicios académicos tanto para el grado como para el postgrado, para este año se ha presupuestado el ingreso propio de 100 millones de pesos, lo cual constituye cerca del 10% de su presupuesto total.

 En el caso de las universidades privadas se financian principalmente del cobro de las matriculas y servicios académicos, aunque varias de ellas también reciben donaciones de fondos estatales.

 Hoy día uno de los grandes desafíos que se le presentan a todas las instituciones del sistema superior, es la de diversificar sus fuentes de ingreso, ampliar la generación de recursos propios mientras se trabaja para crear una conciencia mas firme de la importancia de la inversión publica y privada en la educación superior. 

FORTALEZA EN  EL SISTEMA   DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Las universidades actualmente respuestas a los desafíos de un currículo que se globaliza al ritmo de la integración económica mundial y al empuje de nuevas tecnologías en el campo de la telecomunicaciones y de la telemática que han impactado las tecnologías educativas y ampliadas las posibilidades de desarrollo de estrategias novedosas de educación semipresencial y no presencial.

Por otra parte  avanzamos hacia el fortalecimiento de un nuevo marco jurídico legal que incluye a todas las instituciones del sistema educativo superior, con la nueva ley de educación superior, ciencia y tecnología que ha sido formulada tomando como referencia a la UNESCO y que es pionera en su orientación después de la conferencia de la UNESCO del 1998.

 Los esfuerzos individuales de varias universidades por readecuarse a las demandas de este nuevo tiempo lo constituyen los convenios bilaterales y multilaterales entre instituciones educativas superiores nacionales y del exterior tras la oferta de programas de postgrado, perfeccionamiento y educación permanente que están salvando y reposicionando la calidad de la formación postsecundaria en la Republica Dominicana.  Redimir los convenios académicos con universidades de América latina, estados unidos y Europa que actualmente ejecutan diversas universidades e institutos superiores dominicanos.

 Tras la calidad y la pertinencia de la educación superior dominicana se inscriben también los esfuerzos por reformar la universidad autónoma de santo domingo que le han conducido hacia un modelo de gestión en los que los factores de gobernabilidad, la calidad, el merito, la experiencia, la formación, la evaluación, la transparencia y la rendición de cuentas se han convertido en ejes transversales de su reforma estatutaria y de su vida académica reciente y se esta a la espera de que lo mismo suceda en el rediseño de su currículo en vías de ejecución.

 Quedan pendientes importantes interrogantes y desafíos en la educación superior dominicana de cara a su modernización y a la consolidación de sus instituciones, muchas de ellas vinculadas a la pertinencia de lo que se realiza en el sistema.

¿Esta cumpliendo con su función social la educación superior en el país?

¿Proporciona el sistema la clase de formación avanzada que se espera de ella?

¿Está la universidad aportando al país los conocimientos necesarios para impulsar el desarrollo del país?

¿Se encuentra el sistema de educación superior en el centro del dialogo y la discusión nacional e internacional para enfrentar los desafíos de una sociedad en constante cambios?

 ¿Se ha desarrollado la educación técnica en los niveles necesarios (en cantidad tanto como en contenidos)?

¿Está contribuyendo el sistema de educación superior en el país en funciones indirectas, tales como son la conformación de una verdadera identidad nacional, el proporcionar la

Infraestructura básica del saber, y de las actividades de divulgación y difusión cultural?

¿Qué ha pasado con los más de 80 mil profesionales y técnicos egresados de las instituciones educativas superiores en los últimos 20 años?

¿Está el sistema preocupado por la conformación de las elites académicas que le permitirán mejorarse como sistema y aportar al país las soluciones innovadoras que necesita para desarrollarse?

 RETO EDUCACION SUPERIOR

El sistema Nacional de Educación Superior dominicano, en este cuatrenio 2008-2012 se avoca a trabajar los aspectos detectados a través de diversos diagnósticos como retos que deben ser superados para poder obtener una educación superior que pueda competir y salir airosa, con la ofrecida en otros países.

 Principales Retos detectados fueron:

• Ejecutar el Plan Decenal de Educación Superior, Ciencia y Tecnología.

• Contribuir al desarrollo humano sostenible.

• Lograr una mayor asignación de recursos financieros.

• Ampliar la cobertura y mejoramiento de la calidad.

• Cumplir con los compromisos internacionales.

• Realizar reformas integrales.

• Formular políticas acordes a las necesidades de desarrollo socioeconómico y productivo del país.

• Lograr la equidad de género.

• Desarrollar la investigación científica y tecnológica.

• Calificar al personal docente, administrativo y especializad

 Misiones de la educación superior

EL papel fundamental de la educación superior, tiene la misión de contribuir al desarrollo sostenible y el mejoramiento del conjunto de la sociedad, a saber:

  1. formar diplomados altamente cualificados ,ciudadanos responsables, capaces de atender a las necesidades de todos los aspectos de la actividad humana, ofreciéndoles evaluaciones que estén a la altura de los tiempos modernos, comprendida la capacitación profesional, en las que se combinen los conocimientos teóricos y prácticos de alto nivel mediante cursos y programas que estén constantemente adaptados a las necesidades presentes y futuras de la  sociedad;
  2. constituir un espacio abierto para la formación superior que propicie el aprendizaje permanente, brindando una óptima gama de opciones y la posibilidad de entrar y salir fácilmente del sistema, así como oportunidades de realización individual y movilidad social con el fin de formar ciudadanos que participen activamente en la sociedad y estén abiertos al mundo, y para promover el fortalecimiento de las capacidades, endógenas y la consolidación en un marco de justicia de los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la democracia y la paz;
  3. promover, generar y difundir conocimientos por medio de la investigación y, como parte de los servicios que ha de prestar a la comunidad, proporcionar las competencias técnicas adecuadas para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de las sociedades, fomentando y desarrollando la investigación científica y tecnológica a la par que la investigación en el campo de las ciencias sociales, las humanidades y las artes creativas;
  4. contribuir a comprender, interpretar, preservar, reforzar, fomentar y difundir las culturas nacionales y regionales, internacionales e históricas, en un contexto de pluralismo y diversidad cultural;
  5. contribuir a proteger y consolidar los valores de la sociedad, velando por inculcar en los jóvenes los valores en que reposa la ciudadanía democrática y proporcionando perspectivas críticas y objetivas a fin de propiciar el debate sobre las opciones estratégicas y el fortalecimiento de enfoques humanistas;

Contribuir al desarrollo y la mejora de la educación en todos los niveles, en particular mediante la capacitación del personal docente.

 Visión de la educación superior

  1. El acceso a los estudios superiores debería estar basado en los méritos, la capacidad, los esfuerzos, la perseverancia y la determinación de los aspirantes y, en la perspectiva de la educación a lo largo de toda la vida, podrá tener lugar a cualquier edad, tomando debidamente en cuenta las competencias adquiridas anteriormente. En consecuencia, en el acceso a la educación superior no se podrá admitir ninguna discriminación fundada en la raza, el sexo, el idioma, la religión o en consideraciones económicas, culturales o sociales, ni en incapacidades físicas.
  2. La equidad en el acceso a la educación superior debería empezar por el fortalecimiento y, de ser necesario, una nueva orientación de su vinculación con los demás niveles de enseñanza, y más concretamente con la enseñanza secundaria. Las instituciones de educación superior deben ser consideradas componentes de un sistema continuo al que deben también contribuir y que deben fomentar, que empieza con la educación para la primera infancia y la enseñanza primaria y prosigue a lo largo de toda la vida. Los establecimientos de educación superior deben actuar en estrecha colaboración con los padres, las escuelas, los estudiantes y los grupos socioeconómicos y las entidades elegidas. La enseñanza secundaria no debería limitarse a formar candidatos cualificados para acceder a la enseñanza superior fomentando la capacidad de aprender en general, sino también prepararlos para la vida activa brindando formación para una amplia gama de profesiones. No obstante, el acceso a la enseñanza superior debería seguir estando abierto a toda persona que haya finalizado satisfactoriamente la enseñanza secundaria u otros estudios equivalentes o que reúna las condiciones necesarias, en la medida de lo posible, sin distinción de edad y sin ninguna discriminación.
  3. Por consiguiente, el rápido y amplio incremento de la demanda de educación superior exige, cuando proceda, que en toda política de acceso a la misma se de preferencia al planteamiento basado en los méritos.
  4. Se debe facilitar activamente el acceso a la educación superior de los miembros de algunos grupos específicos, culturales y lingüísticas, de grupos desfavorecidos, de pueblos que viven en situación de ocupación y personas que sufren discapacidades, puesto que esos grupos, tanto colectiva como individualmente, pueden poseer experiencias y talentos que podrían ser muy valiosos para el desarrollo de las sociedades y naciones. Una asistencia material especial y soluciones educativas pueden contribuir a superar los obstáculos con que tropiezan esos grupos tanto para tener acceso a la educación superior como para llevar a cabo estudios en ese nivel.

 VALORES  DE LA  EDUCACIÓN SUPERIOR

Los valores esenciales en que se fundamenta el quehacer de la educación superior, la ciencia y la tecnología en la república dominicana son los siguientes:

a) la identidad y cultura nacional, como punto de partida para la universalidad del patrimonio cultural.

b) el respeto al ser humano, su dignidad y su libertad

c) la libertad de discusión y el pluralismo ideológico, político y religioso

d) el espíritu democrático, la justicia social y la solidaridad humana

e) el rigor científico y la responsabilidad ética en la búsqueda y construcción del conocimiento

f) la creatividad, la criticidad, la integridad y la responsabilidad

g) la igualdad de oportunidades en el acceso a los beneficios de la educación superior, sin que medien prejuicios por origen social, etnia, religión o género.

h) la autoestima cultural y del talento nacional; el aprecio de la capacidad innovadora y de invención.

i) la actitud de servicio y rendición de cuentas a la sociedad como beneficiaria y sustentadora de las actividades académicas, científicas, tecnológicas y culturales.

j) la actitud de cooperación y solidaridad entre los seres humanos, las organizaciones y las naciones.

k) la actitud prospectiva, de apertura al cambio y la capacidad de adaptación a los cambios nacionales e internacionales

Función Ética, Autonomía, Responsabilidad y Prospectiva

De conformidad con la Recomendación relativa a la condición del personal docente de la enseñanza superior aprobada por la Conferencia General de la UNESCO en noviembre de 1997, los establecimientos de enseñanza superior, el personal y los estudiantes universitarios deberán:

  1. preservar y desarrollar sus funciones fundamentales, sometiendo todas sus actividades a las exigencias de la ética y del rigor científico e intelectual;
  2. poder opinar sobre los problemas éticos, culturales y sociales, con total autonomía y plena responsabilidad, por estar provistos de una especie de autoridad intelectual que la sociedad necesita para ayudarla a reflexionar, comprender y actuar;
  3. reforzar sus funciones críticas y progresistas mediante un análisis constante de las nuevas tendencias sociales, económicas, culturales y políticas, desempeñando de esa manera funciones de centro de previsión,  y alerta.
  4. utilizar su capacidad intelectual y prestigio moral para defender y difundir activamente valores universalmente aceptados, y en particular la paz, la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad, tal y como han quedado en la Constitución de la UNESCO;
  5. disfrutar de plenas libertades académicas y de autonomía, concebidas como un conjunto de derechos y obligaciones siendo al mismo tiempo plenamente responsables para con la sociedad y rindiéndole cuentas;
  6. aportar su contribución a la definición y tratamiento de los problemas que afectan al bienestar de las comunidades, las naciones y la sociedad mundial.

La calidad en el proyecto de ley de la educación superior, la ciencia y la tecnología

Todas las instituciones y personas que hemos participado en el proceso e formulación del anteproyecto de ley de educación superior, ciencia y tecnología estamos plenamente

concientes de que si hay un factor que atraviesa todos los ejes fundamentales de esta ley lo es la búsqueda de la calidad en los insumos, procesos y resultados del quehacer

Educativo superior y científico del país.

Podríamos afirmar que existe un consenso sobre la necesidad de que esta nueva ley se convierta en una herramienta que asegure el cumplimiento cabal de los propósitos misionales de la educación superior dominicana. El derecho a una educación para todos, formulado en Jontiem y retomado recientemente en Dakarta por casi todas las naciones del mundo, fue recogido por la conferencia mundial de la educación superior, realizada en parís en el año de 1998 e incorporado al nivel superior de la educación. allí fue aprobada la meta casi utópica, desde la realidad del presente, de una educación superior para todos,  regando

la necesidad de que este criterio fuese regido bajo la determinación de la calidad.

Es por esa razón que el presente proyecto de ley promueve una cultura de la calidad basada en un proceso continúo e integral.

Las implicaciones de la calidad en la educación superior el sistema están orientadas al logro de:

la pertinencia del sistema

misión, fines y objetivos de las instituciones

logro del grado de satisfacción de expectativas de los actores, y

alcance de los niveles de coherencia deseados entre el desarrollo científico y tecnológico del país y sus necesidades reales.

 Las implicaciones de la calidad en la educación superior el sistema están orientadas al logro de:

· la pertinencia del sistema

· misión, fines y objetivos de las instituciones

· logro del grado de satisfacción de expectativas de los actores, y

· alcance de los niveles de coherencia deseados entre el desarrollo científico y tecnológico del país y sus necesidades reales.

Los criterios de referencia para valorar la calidad aparecen claramente especificados en el proyecto de ley, por ello involucra a:

· la calidad de los recursos humanos que ingresan al sistema.

· los insumos, los procesos y los resultados

· el liderazgo gerencial y académico

· los recursos para el mejoramiento continuo, y

· la integridad y credibilidad de las propias instituciones.

En tal sentido, y siendo más específico aún, el proyecto establece que la calidad de las instituciones de educación superior, de ciencia y tecnología está determinada por:

a) la pertinencia de la misión y objetivos institucionales.

b) la pertinencia de los estatutos, políticas, normas y procedimientos.

c) la calidad de los servicios institucionales.

d) el nivel de formación y experiencia del personal docente, de ciencia y tecnología, de extensión y de servicios.

e) la pertinencia de los programas de docencia, investigación y extensión.

 El soporte logístico e infraestructura disponible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About these ads

3 abril 2009 - Publicado por | Uncategorized |

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: