Educateya.com

Just another WordPress.com weblog

Perspectiva historica de la educación en Rep.Dom.

La República Dominicana sufrió profundos cambios económicos, demográficos, tecnológicos y culturales a partir de los años setenta del siglo XIX, como fruto del establecimiento de la industria azucarera y con ella la inversión de capitales foráneos, el surgimiento de un sector de trabajadores que abandonó las faenas campesinas para convertirse en obreros asalariados, la construcción de líneas férreas, el transporte de pasajeros, el comienzo de la utilización de la luz eléctrica, y el rompimiento de vínculos culturales y económicos con países europeos para consolidar desde principio del siglo XX, los lazos culturales y económicos con los Estados Unidos de Norteamérica.

Junto al desarrollo de ese capitalismo incipiente que dejaba en el olvido la sociedad hatera de la época colonial y la economía precapitalista de los primeros cincuenta años del siglo XIX, Santo Domingo se convirtió en receptora, entre 1870 y 1930, de decenas de miles de inmigrantes cocolos, puertorriqueños, árabes, chinos, haitianos, cubanos y norteamericanos y con su establecimiento en territorio dominicano aparecieron prácticas culturales desconocidas hasta entonces, prácticas que se fueron enraizando y formando parte de una cultura que se encontraba en formación; . Iniciado el siglo XX, las industrias, el comercio, los deportes y las diversiones, para sólo citar algunos aspectos de la vida dominicana, comenzaron a tener un referente más relacionado con los Estados.

La red de carreteras, puentes y caminos iniciadas en 1908 van a romper con el regionalismo, facilitando cambios en la cultura de consumo de la población y aunque los procesos políticos siguieron las consignas de los caudillos y sus “revoluciones”, en el primer cuarto del siglo XX el país dejó de ser lo que había sido durante el siglo XIX, para transformarse de una manera vertiginosa en un nuevo país más moderno y abierto al mundo. En esto tuvo mucho que ver la ocupación militar norteamericana de 1916.

Durante el gobierno militar extranjero se desarmó la población, fueron modificados los planes de estudios, se controlaron las publicaciones de ensayos y libros, fue reorganizado el Estado, desintegrado el ejército y pacificado el país. Todo esto además del relativo bienestar que se dejó sentir entre 1916 y 1920, va a provocar un impacto cultural de amplios sectores nacionales.

En cuatro aspectos de la vida dominicana pusieron los norteamericanos su mayor énfasis de reforma: En la educación, La deuda pública, las finanzas y en el sistema de propiedad de tierra. Aunque legislaron en todas las materias, en éstas pusieron mayor interés.

El almirante Knapp, gobernador de noviembre de 1916 a noviembre de 1918, tomo particular interés en crear un sistema educativo dominicano, sustrayéndolo de su dependencia municipal, como existía en ese momento, para crear una administración educacional centralizada y dirigida por el gobierno nacional.

Hasta ese momento la educación primaria estaba en manos de los ayuntamientos, la secundaria dependía de los gobiernos provinciales y la universitaria estaba a cargo del Instituto Profesional de Santo Domingo,(Convertido en Universidad en 1914) y el Instituto Profesional de Santiago.

Según las estadísticas de la época, en 1918 había apenas 18,000 niños inscritos en las escuelas de todo el país, con una asistencia inferior al 40% de la matriculación y la mayoría no completaba el ciclo mínimo obligatorio de la educación primaria. La educación rural era casi inexistente y en cuanto a la secundaria esta se circunscribía a varias escuelas normales en las principales ciudades del país.

El presupuesto[1] del ramo de instrucción pública para el año 1916 fue de unos $315,000, siendo esto el 12% del presupuesto general. Para los primeros dos años completo de la intervención americana, ese porciento no cambió, pues para 1918 fue de $370,000 (11% del total) y para 1919 fue de %962,000(12% del total) aunque para este último año este presupuesto tenía una partida extraordinaria de Medio Millón de dólares especializada para la instrucción pública proveniente de los nuevos ingresos de la ley de Patentes.

En 1917 el gobierno interventor creó una comisión de dominicanos a quienes encargó preparar un informe sobre la situación de la educación en el país y dar sus recomendaciones. Como resultado de esas recomendaciones, se dictaron importantes leyes sobre la materia entre 1917 y 1918.

Ellas fueron:[2]

  1. Ley de Instrucción Obligatoria Pública
  2. Ley para la Dirección de la Enseñanza Pública
  3. Ley general de Estudio
  4. Ley para la Enseñanza Universitaria
  5. Ley sobre el Seminario Conciliar.

Para cubrir los gastos de aplicar las nuevas leyes se especializó por la Orden ejecutiva No. 146, el 15% de los ingresos de cada ayuntamiento, y por la Ley de Patentes No. 158 Todos los fondos provenientes de este impuesto fueron también especializados para esos mismos fines.

Entre las novedades establecidas por esas leyes están:

  • La obligatoriedad de la asistencia escolar a todos los niños de 7 a14 años, con castigos a los padres o guardianes que no lo matriculasen.

  • La centralización de la educación Pública através del Consejo Nacional de Educación, organismo encargado de preparar los planes de estudios de las escuelas primarias y secundarias.

  • La creación del cargo de Superintendente de Enseñanza para dirigir toda la educación pública del país.

  • A la universidad de Santo Domingo se le dio un estatuto propio, organizándose en cuatro Facultades (Derecho, Medicina, Farmacia, y Matemáticas) y tres escuelas (Odontología, Obstetricia y Notariado).

La nuevas leyes educativas y los fondos nuevos provenientes de los impuestos especializados dinamizaron la enseñanza pública en el país durante los primeros años de la intervención norteamericana, la matricula escolar subió de 18,000 a casi 100,000 entre 1916 al 1919, pero a partir de 1921, cuando empezó la gran caída de los precios de nuestros productos de exportación y hubo una gran merma en los ingresos fiscales, el nuevo sistema educativo entro en crisis, a tal punto que en mayo de 1921 el gobierno tuvo que disponer el cierre indefinido de todas las escuelas públicas del país por no disponer de los fondos necesarios para atenderlas.

En materia de educación las autoridades no quisieron importar el sistema norteamericano, pues sabían la mucha oposición que traería eso entre los dominicanos, y continuaron aplicando el tipo de enseñanza tradicional y en español, aunque mejorando con materias y métodos nuevos. Se aumentaron los sueldos de los maestros y se crearon oficinas de inspectorías de educación en todo el país encargada de vigilar la aplicación de la legislación en la materia.

[3]En 1924, cuando las tropas comenzaron a salir del país y el presidente Horacio Vásquez tomaba posesión, en amplios sectores urbanos se dejaba sentir la influencia del proceso vivido. Fue tal vez por esta razón que el director de la revista Cosmopolita llegó a decir en sus páginas que después de terminada la Primera Guerra Mundial, la tolerancia ganó terreno y la presencia de los marines no nos hicieron más civilizados, sino más tolerantes. “Antes, –dijo él—nos ofendíamos por lo que ofendía a la moral, ahora la moral es la que ofende a nuestros libertinajes”.

De todo modo, la salida de las tropas y el establecimiento de un gobierno dominicano va a provocar, por lo menos como política de Estado, algunos reajustes y acondicionamientos de aspectos vinculados a la cultura, pero en sentido general desde el Estado se continuó la política cultural del gobierno de ocupación.

Tomando como referencia una obra publicada en 1924 por Horacio Read. Intelectual e integrante de la agrupación cultural El Paladión, escribió la novela “Los Civilizadores” en la que trató de demostrar, desde el punto de vista cultural, que la civilización a que los Estados Unidos quiso llevar a los dominicanos era todo lo contrario y que lo que se había logrado con su presencia, fue retrotraer a los dominicanos a la época de la barbarie.

El autor, desde una posición conservadora y a veces prehispánica añoraba los valores del pasado que él entendía iban sucumbiendo ante la presencia extranjera. En los diálogos de los personajes va quedando establecido lo que entendía como un comportamiento que ofendía los valores de los dominicanos.

Entre los aportes desmoralizantes de los ocupantes, Horacio Read destaca la utilización de palabras en ingles en el idioma castellano, y como los esposos complacientemente permitían que sus señoras participaran en fiestas donde compartían públicamente con sus amantes y en sus hogares durmieran las siestas y compartieran las camas con sus amigos.

Tomaban “copa de crema de menta, y realizaban competencias donde el premio era un beso, y comían pickleys[4] y carne en lata., brindaban el te, jugaban take and put[5], bailan fox trots[6], one-step[7], y bailaban al compás de una pianola eléctrica, mientras tomaban whiskey y bailaban el ritmo conocido como “shimmy”[8].

Por otro lado, Juan Isidro Jimenes Grullón, en La República Dominicana: una ficción explicó lo que él llamó “los síntomas espirituales” de la decadencia que se había iniciado durante la ocupación militar americana, y entre esos síntomas citó el auge “de la corriente pro-norteamericana en el seno de la burguesía.” y su afán de que el país se convirtiera en una colonia similar a Puerto Rico. La ocupación trajo consigo una norte-americanización de las costumbres y era un orgullo para quienes las obedecían hablar preferentemente en un inglés chapurreado.

Parecido conceptos fueron externados por Ramón Marrero Aristy en el volumen tres de su obra histórica La República Dominicana, al decir que “con la presencia de los norteamericanos perecieron muchas costumbres sanas y numerosos mitos. La gente joven y las mujeres adquirieron costumbres más independientes y la obsesión del dinero como elemento determinante del valor del individuo se apoderó no sólo de las clases encumbradas sino de gran parte de las otras radicadas en las zonas urbanas.

Ahora bien, cuál fue la política cultural del gobierno del presidente Vásquez durante los seis años que le tocó gobernar la República Dominicana? Durante su gobierno se desarrolló una política que tendía a promover, aunque esto no era generalizado, el apoyo económico para la publicación de libros.

En el aspecto educativo, Marrero Aristy señala en su obra de historia, que la instrucción pública había sido la “primera victima de la crisis económica experimentada por el régimen de Vásquez”, aunque este destinó mediante ley, que se especializaran fondos para la construcción de escuelas y se financiaron becas de estudios tanto en el extranjero como en el país

Otras medidas importantes en el período, fueron la celebración oficial del Congreso Musical en Santo Domingo en 1928, la promulgación de la ley que asignaba los fondos para la construcción de la Biblioteca Nacional y se declaró de utilidad pública el edificio del Alcázar de Colón. Además, fue abierto el Museo Nacional de Antropología en 1926, y se intentó la construcción, en 1926, del Teatro Nacional. Muchas de estas iniciativas, como la de la biblioteca y el Teatro, quedaron en el olvido.

También el gobierno destinó fondos para construcciones de edificios, carreteras, puentes y obras públicas que de alguna manera van a incidir en la cultura de los dominicanos. Facilitó fondos para la celebración en Santiago de los Caballeros de la Exposición Nacional en 1927, prohibió fijar carteles y letreros en edificios públicos y monumentos, se contrataron los servicios aéreos para el transporte del correo que salía al exterior, y fueron firmados contratos para la operación de líneas aéreas y el transporte de pasajeros, en 1927.


Fuentes de Consultas:

CAMBIOS CULTURALES PROVOCADOS POR LA OCUPCION MILITAR: EL GOBIERNO DE HORACIO VASQUEZ
Por: Alejandro Paulino Ramos Conferencia en la Fundación Global y Desarrollo (FUNGLODE), a finales del 2006.


[1] Gaceta Oficial (2766, 2868, t 2971)

[1] Vega Wenceslao, Historia del Derecho Dominicano, Pág. 346-347.

[1] http://historiadominicana.blogspot.com/2007/10/ocupacin-militar-americana-y-cambios.html

Blog del Profesor Alejandro Paulino Ramos.

[1] Picklesa brine or Viniegra solution; also a foods; also a : food(as cucuber) preserved in a pickle. The Merriam Webster Dictionary.

[1] Adoptar y poner, Quitarse y ponerse. (Traducción Prof. Marcos Zabala).

[1] fox-trot: a ballroom dance in quadruple time; combines short and long and fast and slow steps. Google Traductor.

[1] One-Step en un solo pie.

[1] an abnormal wobble in a motor vehicle (especially in the front wheels); “he could feel the shimmy in the steering wheel” . trepidación oscilante


[1] Gaceta Oficial(2766, 2868, t 2971)

[2] Vega Wenceslao, Historia del Derecho Dominicano, Pág. 346-347.

[4] Picklesa brine or Viniegra solution; also a foods; also a : food(as cucuber) preserved in a pickle. The Merriam Webster Dictionary.

[5] Adoptar y poner, Quitarse y ponerse. (Traducción Prof. Marcos Zabala).

[6] fox-trot: a ballroom dance in quadruple time; combines short and long and fast and slow steps. Google Traductor.

[7] One-Step en un solo pie.

[8] an abnormal wobble in a motor vehicle (especially in the front wheels); “he could feel the shimmy in the steering wheel” . trepidación oscilante

Anuncios

23 abril 2009 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario